1913 – 1916 PRIMERAS ACCIONES: CUAJAR SUS IDEAS SOBRE EL

PROBLEMA DE LA TIERRA. TERCERA LLAMADA A LA AVENTURA.

En 1913 se celebra en Ronda el Congreso Internacional Georgista. Henry George mantiene una teoría económica que articula la doctrina de la economía basada en el campo con la defensa de un único impuesto y éste sobre el valor de la tierra rural e urbana. Todo ello con el objetivo de provocar el máximo cultivo.

Infante y sus compañeros acuden al Congreso, y aunque, en un principio defienden esta teoría, pronto comprenden que su aplicabilidad a la realidad andaluza no es tan fácil. Con varios enfrentamientos entre teóricos e idealistas, el grupo georgista de Sevilla decide desligarse del movimiento y actuar por su cuenta.

Participa en el concurso sobre el regionalismo andaluz que convoca en 1914 el Ateneo sevillano, junto a Santiago Montoto, José María Izquierdo y otros. Sus reflexiones sobre su idea de cómo ha de ser Andalucía, las deja muy clara al comienzo de la tesis: “Este es el problema: Andalucía necesita una dirección espiritual, una orientación política, un remedio económico, un plan cultural y una fuerza que apostole y salve” (Ideal Andaluz. Pág. 11, edic. 1982 – Blas Infante)

Posteriormente retoca, amplia el texto y lo publica en 1915 con el título: “Ideal Andaluz”, su primer libro. “Ideal Andaluz” es un primer paso, un esbozo de lo que defienden los ya llamados andalucistas: la formulación de un programa de regeneración para Andalucía. Diagnostica la situación social y hace una llamada a la tarea colectiva.

“Una clase opulenta, territorial, absentista y estéril. Una clase media y pobre de espíritu. Una masa inmensa de jornaleros. He aquí Andalucía.” (Ideal Andaluz. Pág. 213 edic. 1982 – Blas Infante)

“Es preciso que Andalucía haga por nosotros examen de conciencia. Que a la hora de su resurrección contribuyamos con todo nuestro entusiasmo,... necesita de sus clases trabajadoras e industriales, sobre todo de sus artistas, intelectuales, de todos los hombres honrados...” (Ideal Andaluz. Pág. 145 edic. 1982 – Blas Infante)

José María Osuna lo llamará “biografía de nuestra región”.

Con este libro se convierte en el líder del regionalismo andaluz, disperso hasta entonces. Pero él mismo dirá: “Quiero que conste que en la iniciación y desarrollo de la creación andalucista, a mí no me ha correspondido el honor de invención alguna... El regionalismo andaluz... no fue obra de alguien, sino un resultado natural expresivo de la Historia de Andalucía”. (La verdad sobre el complot de Tablada y el estado Libre de Andalucía. Pág. 72, edic 1979. Blas Infante).

CLAVES DEL IDEAL ANDALUZ

  • Dar confianza al pueblo en sus posibilidades de progreso.
  • Despertar su patriotismo frente a las injusticias.
  • Alcanzar una educación libre, universal y gratuita.
  • Tomar las riendas de la economía mediante la expropiación de la tierra de cultivo.


Blas Infante